Estudio etológico exploratorio sobre la dinámica de la relación entre médicos y representantes de la industria farmacéutica (traducción)

La misión (telos) de toda intervención sanitaria es disminuir en una magnitud relevante los riesgos basales graves y moderados de un individuo que forma parte de una comunidad de individuos interdependientes que interaccionan con el ambiente, sin que tal intervención añada riesgos que igualen o superen los de la situación inicial. El resultado del balance entre los Beneficios (riesgos evitados) y los Riesgos añadidos además debe justificar los Inconvenientes y los Costes en el marco de los valores y preferencias del individuo autónomo, e informado hasta garantizar su comprensión, de modo que como razonador práctico pueda tomar la mejor decisión para sí y para su comunidad.

Dado que el interés primario del sanitario clínico y no clínico es el bien último individuo sano o enfermo, supondrá conflicto con este interés cualquier otro interés o lealtad que quiebre o se sobreponga al primario, y supondrá desinterés el abandono total o parcial del interés primario.

Entre los conflictos de intereses más prevalentes se encuentran los que surgen de las interacciones con la industria farmacéutica, cuyo interés primario es el mantenimiento de su empresa. Y dado que el bien último del individuo no puede ser el interés primario de la industria (pues en el caso de absorberlo sería de secundario en adelante), y que sus intereses secundario, terciario, etc. se condicionan al previo cumplimiento del primario, el individuo sano o enfermo se constituye en un medio para satisfacer su interés primario (el mantenimiento de la industria), y no como un sujeto al que tenga que asistir o ayudar para buscar y/o cumplir su bien último.

                Además del conocido estudio etológico de Orlovski[1], existen varios más sobre profesionales sanitarios, que muestran una discordancia entre su creencia de invulnerabilidad al interaccionar con la industria farmacéutica y su comportamiento posterior. Existe un evolutivo mecanismo denominado autoengaño que trabaja a favor de que el comportamiento no se haga plenamente consciente, evitando que se relacione con la creencia previa (cognición previa). Un diálogo socrático puede hacer consciente el comportamiento en el contexto de las prácticas, convirtiéndose en una cognición posterior. Y cuando la cognición previa se ve amenazada por la cognición posterior, se produce una incómoda disonancia cognitiva, especialmente inquietante cuando se trata de la competencia y la moralidad. Cuanto mayor es la incomodidad, mayor es la movilización de mecanismos internos y externos para alcanzar la consonancia.

Susan Chimonas y col llevaron a cabo un estudio etológico en 2007 que arroja luz sobre el manejo de la disonancia de un grupo 32 médicos de Estados Unidos en su interacción con representantes de la industria farmacéutica. Y dado el interés, hemos traducido el artículo y lo hemos puesto a disposición de los lectores en: http://evalmedicamento.weebly.com/superando-sesgos/estudio-etologico-exploratorio-sobre-la-dinamica-de-la-relacion-entre-medicos-y-representantes-de-la-industria-farmaceutica-susan-chimonas


[1] Orlowski, J P y otros; The effects of pharmaceutical firm enticements on physician prescribing patterns. There’s no such thing as a free lunch. Chest 1992; 102(1):270-273.

Texto: Galo Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: