Todo empezó con el Big Bang (la nueva cara del Journal Citation Report)

Esto no es la biblioteca de Alejandría

tirar8¡Todo empezó con el Big Bang!, como aceleradamente nos cantan los títulos de crédito de la serie. Lucha enconada y desigual, desde tiempos de ese mítico Big Bang, entre lo viejo y lo nuevo, entre avanzar o permanecer, evolucionar a toda costa, donde lo viejo casi siempre tiene las de perder ante el imparable ardor juvenil y donde cada 1 de enero un nuevo año arroja a la chimenea los restos del recién pasado. Incluso en las bibliotecas, aunque nos empeñemos en conservar lo viejo.

Quejosos y aquejados en las bibliotecas. Quejosos de la falta de modernidad, porque aunque conservemos antiguallas deseamos estar a la última, y al mismo tiempo quejosos de las novedades porque ellas nos obligan  (¿por qué?) a renovar nuestro fondo de armario y despedirnos de aquellas presentaciones que, como los apuntes amarillentos del catedrático emérito, nos han acompañado muchos años. ¿Por qué cambiar? Ya nos gustaría…

Ver la entrada original 575 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: