Primum non nocere (reflexión sobre Hipócrates a propósito del arbol plantado en la MLA)

Esta mañana leyendo lo que acontece al otro lado del mundo, en la sede de la National Library of Medicine, nos enteramos que ayer el embajador griego en Estados Unidos, junto con los responssable de la biblioteca médica americana resembraron el famoso Árbol de Hipócrates ya que el anterior, plantado en 1961, se secó.

Esto por sí no es una noticia, pero lo que nos ha parecido más interesante ha sido las reflexiónes que Sthephen Greenberg (de la división de Historia de la MLA) ha hecho entorno a la figura de Hipócrates, que os traducimos a continuación, y sobre el papel de las bibliotecas “que nos ayudan a recordar” cosas que nunca deberíamos haber olvidado.

“Es, por supuesto, mucho más que un árbol. Es un vínculo que vive a un pasado común, en las raíces de la propia medicina occidental. Mucho se ha escrito acerca de Hipócrates a lo largo de los sigloos; tanto es así que la investigación moderna ha descartado tanta espuria que una vez que se atribuyó a este hombre. Incluso es posible pensar que un solo hombre con ese nombre nunca existió, y lo que tenemos son los escritos de toda una escuela de filósofos / médicos, agrupados en torno a una figura de la mitología. El documento más comúnmente atribuida a Hipócrates- el famoso Juramento -no tiene ninguna relación clara con cualquier figura histórica, y la mayoría de las veces está mal citado. En ninguna parte del Juramento Qué dice la famosa frase “Primero, no hacer daño” Primum non nocere”, que está en América de todos modos, un lenguaje de Hipócrates no habló. (Algo así como esta cita aparece en las epidemias, pero no en el juramento.) Entonces, ¿qué es lo que obtenemos de Hipócrates?

Es una manera de pensar, de ver, de analizar. En sus escritos, particularmente los Aforismos, el pronóstico y las epidemias, Hipócrates buscó la coherencia, el orden y sistema en la teoría y la práctica de la medicina. Aristóteles, que habría sido un niño cuando murió Hipócrates, escribió que no se podía estudiar un tema en el que no había orden. Hipócrates conocía ese orden, continuidad, y el sistema eran vitales, pero no eran todo. “La vida es corta,” él escribió la célebre frase: “y el arte es largo; la oportunidad fugaz, la experiencia arriesgada, y la decisión difícil.Sin embargo, había que intentarlo, y eso significaba llevar registros meticulosos de los cientos de pacientes que vio, lo examinó, y vio como sus síntomas progresaron hacia la recuperación o la muerte. Se analizaron estos eventos cuidadosamente registrados por las diferencias y similitudes, y luego discutieron desapasionadamente a la sombra tranquila de un árbol viejo en la pequeña isla de Kos.”

Artículo original: http://circulatingnow.nlm.nih.gov/2014/04/25/planting-the-tree-of-hippocrates/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: