Primera evaluación GRADE de una vacuna

Nuestros colegas de la Oficina de Evaluación de Medicamentos del SES que no paran de trabajar y sorprendernos, acaban de sacar a la luz la primera evaluación GRADE que se hace de una vacuna en España y posiblemente en Europa, en este caso,  la vacuna neumocócica conjugada 13-valente para adultos, y cuya característica consiste en integrar los beneficios, riesgos, inconvenientes y costes de los resultados en salud que importan a los pacientes informados.

¿13vPnC (Prevenar 13®) para vacunación sistemática de adultos con más de 50 años? (disponible también en evalmed.es)

ABSTRACT DE LA  RECOMENDACIONES GRADE

 1º Vacunación sistemática a personas mayores de 50 años sin factores de riesgo elevados de enfermedad neumocócica invasiva (ENI).

 Con los datos actuales hacemos una recomendación débil en contra de vacunar con 13vPnC frente a no vacunar.

 Justificación:

1) Se ha autorizado la comercialización mediante la actividad opsono-fagocítica (OPA) de cada uno de los 13 serotipos como variable intermedia, pero no hay datos de resultados en salud directos ni indirectos (posible inmunidad de grupo).

2) La invocación de la OPA ex vivo en un laboratorio como variable subrogada se debe a un inteligente razonamiento fisiopatológico, pero éste no es condición suficiente para garantizar la fiabilidad de la asociación entre la OPA y los diferentes resultados en salud. Por ello la FDA ha subordinado su actual autorización de comercialización a una posterior demostración de resultados en salud mediante un ensayo aleatorizado con grupo control (ECA), que se está llevando a cabo en Holanda con el acrónimo de “CAPITA”.

3) La persistencia de la protección no se ha demostrado ni siquiera con la OPA, pues los ensayos pivotales y de apoyo a la autorización no pasaron de los 4 años de tiempo entre inmunización y reinmunización.

4) A pesar del meritorio primer informe en 2009 sobre enfermedad neumocócica invasiva (ENI) del Sistema de Información Micriobiológica español, constituido por 10 comunidades autónomas, que arroja una tasa de 4,78, en España no están sólidamente establecidas la incidencia anual de ENI, ni su estratificación por mayores de 50 años y demás tramos etarios, ni las secuelas y mortalidad por ENI, lo cual no permite conocer el riesgo basal, requisito indispensable para establecer un balance de beneficios (en qué porcentaje reducimos el riesgo basal con la vacuna) y riesgos (en qué porcentaje aumentamos el riesgo basal).

5) Aunque los datos de seguridad obtenidos con los estudios de autorización apuntan a un buen dintel promedio de seguridad, el perfil de riesgos añadidos a largo plazo aún no está establecido, pues no conocemos: a) la incidencia de efectos adversos de baja y muy baja frecuencia; ni b) la repercusión en la morbi-mortalidad derivada del desplazamiento a otros serotipos “no relacionados con la vacuna” ni a otros microorganismos patógenos.

6) En cifras de 2009 el coste de vacunar con una dosis a estas personas hubiera representado un incremento entre 983 y 1.217 millones de euros, es decir entre el 7,8% y 9,7% del gasto farmacéutico español a través de receta médica en ese año. Si la vacuna necesitara más dosis de refuerzo (lo cual aún es desconocido), el coste se incrementaría.

2º Vacunación a grupos de personas mayores de 50 años con factores de riesgo de ENI elevados y grupos de pacientes identificados como de alto riesgo de ENI.                       

1. Grupo de pacientes infectados por VIH. Con los datos actuales hacemos una recomendación débil a favor de vacunar con 13vPnC frente a no vacunar y frente a vacunar con 23vPS.

Justificación:

1) En pacientes infectados por VIH y recuperados de ENI, un ensayo clínico, tras 4 años de seguimiento, mostró beneficio con la vacuna 9vPnC frente a placebo en la variable “Recaída de ENI de los 9 serotipos de la vacuna y serotipo 6A”, aunque no lo mostró en “Recaída de ENI totales”, “Todas las causas de neumonía” ni “Mortalidad por todas las causas”.

 

2) Otro ensayo clínico, tras 1,1 año de seguimiento, mostró más “Neumonía por todas las causas” con la vacuna 23vPS frente a placebo, y no encontró diferencias significativas en las variables “ENI total”, “ENI de los serotipos de la vacuna”, “Todas las enfermedades neumocócicas” ni “Mortalidad por todas las causas”, resultados que se confirman en la extensión hasta los 6 años. Seis estudios observacionales con la vacuna 23vPS (analizados en la revisión de Pedersen) no matizaron los resultados de la ENI en pacientes infectados por VIH.

         2. Resto de grupos. Con los datos actuales, hasta conocer los resultados del estudio CAPITA, hacemos una recomendación débil en contra de vacunar con 13vPnC frente a 23vPS.

Justificación:

1) En los grupos de riesgo diferentes a los infectados por VIH no se conoce el comportamiento de la vacuna 13vPnC en los resultados en salud ni en la OPA, por mucho que se espere (y desee) que sea eficaz cuando finalice el estudio CAPITA.

2) En la prevención de ENI con la 23vPS, y sus predecesoras de 3 a 17 serotipos, el resultado es controvertido. El resultado combinado de los estudios observacionales muestra un beneficio estadísticamente significativo. De los 12 ECA que informan de la ENI, dos (Kaufman, Riley) encuentran beneficio estadísticamente significativo, mientras que el resto no, si bien 6 de estos últimos no tenían la potencia suficiente. Tal limitación la han paliado los dos últimos metaanálisis, el de Moberley (con 10 ECA), que encuentra beneficio significativo, y el de Huss (con 6 ECA), que no lo encuentra, debiéndose estas diferencias a los estudios incluidos, como conseuencia de sus distintos criterios de inclusión

3) Aunque se espera un buen dintel de seguridad con la 13vPnC, aún es desconocida en estos pacientes, mientras que es bien conocida con la 23vPS.

4) Estimándose en 295.000 pacientes con algún factor de riesgo de ENI en España, el coste de una dosis de vacuna un incremento entre el 22 y 18 millones de euros; es decir entre el 0,15% y 0,18% del gasto farmacéutico español a través de receta médica.

Evaluación por la Oficina hasta la fecha: 08/03/2012. Principio activo (DCI): vacuna neumocócica de 13 polisacáridos conjugados con la proteína CRM 197 (ampliación de indicación para prevención de enfermedad neumocócica invasiva en adultos mayores de 50 años). Marca registrada: Prevenar 13® (Wyeth Lederle Vaccines S.A.). Fecha autorización de la ampliación por la EMA: 22/09/2011 (procedimiento centralizado). Grupo terapéutico: Streptocooccus pneumoneae antígeno conjugado. Código ATC: J07AL02

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: