¿Qué tienen en común la historia clinica electrónica y la (no) ley de transparecia en las administraciones?


Depende de cómo se mire nada o todo, pero examinando la prensa  se nos ha ocurrido unir ambas cosas a propósito de dos artículos publicados este fin de semana:

  • En el primero, firmado por Soledad Gallego Díaz y titulado La opacidad corrompe  la articulista señala las enormes dificultades de cualquier español para acceder a información sobre datos tanto del Gobierno y sus instituciones, como de las Comunidades Autónomas, etc. , al carecer de una ley transparencia, que en estos momentos está en fase de borrador, y que pretende romper con esta “costumbre” oficial de no proporcionar datos. Las nuevas tecnologías permiten hoy día el escrutinio de centenares, miles de datos, que, convenientemente relacionados y cruzados, en la mayoría de los casos por asociaciones ciudadanas y medios de comunicación, permiten detectar rápidamente procesos dudosos o decisiones no justificadas“, este párrafo extraído del artículo es el que nos ha servido para unirlo con el de la historia electrónica
  • El otro artículo es una entrada publicada en el blog La pella de gofio del Doctor Bonis titulado El meteórico ascenso de dos moléculas, que aunque aparentemente no tiene nada que ver con la historia clínica electrónica, sin embargo se relaciona y mucho con ella y con el artículo anterior, ya que lanza una pregunta fundamenteal  Imaginan lo que podríamos hacer si tuviesemos acceso a las historias clínicas, debidamente anonimizadas, de más de 3 millones de pacientes y más de 10 millones de pacientes/año atendidos en consultas de atención primaria de toda España?.
    La respuesta a esta pregunta esta pregunta es tan sencilla que estremece, un inmenso potencial de datos que debidamente analizados proporcionarían ¡evidencias!

En definitiva, ambos artículos son interesantes por sí mismos pero queríamos destacar con esta mezcla no sólo la importancia de disponer de información sencisible y de calidad, sino de los errores y problemas que provocan la ausencia de datos y la falta de armonización de los mismos, que conducen a que no podamos analizar adecuadamente y con evidencia suficiente (mayor número de datos al poder combinarlos) los sistemas, entre ellos el sanitario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: